Menú

Cuáles son las herramientas que usan los paleontólogos

Cuáles son las herramientas que usan los paleontólogos

Los paleontólogos, como en cualquier profesión, se requiere una serie de herramientas para poder trabajar con más precisión, sobre todo cuando se habla de desenterrar restos que pueden datar de millones de años atrás. Por este motivo, las herramientas deberán de ser de muy buena calidad y eficaces para que en ningún momento un gesto o mal movimiento pueda destruir una pieza que puede ser sumamente importante para su estudio y comprensión de la vida de nuestro planeta hace tantos años.

Herramientas más utilizadas por un paleontólogo

Es común tener en nuestra mente la imagen que tenemos en las películas o incluso en algunos reportajes o documentales en los que el paleontólogo usa una pequeña brocha sobre el fósil de un dinosaurio o de un jarrón que puede datar de muchos siglos A.C., sin embargo, esta es solo una de las pequeñas herramientas que a día de hoy utilizan estos profesionales y que cuentan con una cantidad inmensa de utensilios. A continuación vamos a describir algunos de los más importantes, ya que hacerlos de todos podría hacer que la lista fuese interminable.

Radar de penetración terrestre

El radar de penetración terrestre también es conocido como georradar y consiste en un aparato que va a detectar el nivel de compactación de la tierra mandando señales u ondas magnéticas al suelo y que estas al rebotar sobre los fósiles o piedras, darán una imagen de lo que hay debajo de la tierra incluso sin necesidad de cavar. De esta manera lo que se consigue es que no se tenga que estar haciendo agujeros en todo el terreno, sino que, en aquel sitio donde se tiene indicios de encontrar algo importante, es donde se va a acotar el lugar para empezar con el trabajo.

Cabe destacar que este trabajo se debe de realizar con la máxima precisión posible, y sobre todo si hablamos del desenterramiento de un fósil, ya que estos pueden ser muy frágiles, por lo que no se usará maquinaria alguna y se comprobará con otros georradares la profundidad en la que se encuentra para poder ir poco a poco.

Vallas o limitadores de espacio

En ocasiones, en un trabajo paleontológico se va a trabajar con diferentes pistas y por lo tanto conviene acotar la zona a trabajar. Esto se hace o bien con vallas de plástico, ya que se evita que con las de metal se puedan caer sobre los restos y romperlos, o con palos e hilos creando un espacio vallado en el que solo podrán entrar los especialistas.

Elementos de protección

En cualquier trabajo que se realiza en paleontología se debe de proteger al trabajador, por este motivo, nos aseguran desde GuantesdeTrabajo.org que los guantes, cascos y gafas suelen ser elementos obligatorios para que después de largas sesiones excavando y manejando todo tipo de herramientas las manos y el cuerpo no esté demasiado magullado. Los guantes son imprescindibles para que después del uso de ciertos materiales no terminen causando durezas por lo que es conveniente tener a mano un buen par para evitar daños innecesarios o incluso accidentes al pincharse con un resto que haya quedado enterrado.

Pistolas de aire a presión

Aunque suele verse en las películas que los paleontólogos desentierran los restos con brochas, es cierto que en algunas ocasiones, sobre todo para los trabajos más laboriosos es necesario el uso de pistolas de aire a presión, pero no todas van a servir para este fin. Es esencial que la pistola que vayan a utilizar pueda regular su intensidad, ya que en ocasiones el fósil es tremendamente frágil y en esos casos se requiere una potencia mínima o incluso sí se utilizaría en estos casos el pincel o brocha para quitar los restos de arena o sedimentos que han quedado alrededor de estas piezas. Si no se puede usar pistola de aire a presión, debe de existir una buena variedad de brochas que serán utilizadas para cada ocasión, dejando las de cerdas gruesas y duras para los restos más resistentes y las más suaves para partes pequeñas.

Cajas clasificadoras

No podemos dejar de contar como herramientas de un paleontólogo las cajas clasificadoras con las que se deberá de tener todos los restos encontrados a buen recaudo y sobre todo, etiquetados para que ninguna de las piezas pueda escaquearse. Es imprescindible en estos casos que según el tipo de hallazgo se pueda acolchar o no la caja, ya que en algunos casos no será necesario, pero en otros es muy importante que se cuente con una protección extra para mantener los fósiles en perfecto estado de conservación para estudiarlos en el laboratorio y realizarle las pruebas determinantes.